¿Cuáles son los asientos más seguros en los autobuses?

21 febrero 2018

Cuando entramos en un autobús, ya sea urbano como interurbano, nos sentamos de manera aleatoria en cualquier asiento. ¿No es así? El hecho de elegir asiento no es algo que nos preocupe si hablamos de viajes en autobús, puede ser por desconocimiento o porque pensamos que los asientos no influyen en la seguridad a la hora de vivir cualquier siniestro.

No obstante, los autobuses, al iguales que los trenes o los aviones, tienes los asientos más seguros y los que lo son menos en caso de accidente. Por ello, es importante pensar siempre en qué asiento sentarse, no porque estemos obsesionados por los accidentes, sino porque cuanto más cerca estés de la seguridad, mejor.

Los asientos más seguros en un autobús

En los autobuses, el tipo de impacto, ya sea frontal o lateral, y los cinturones de seguridad son clave para sobrevivir en un accidente. Puede parecer que no hay mucho que hacer cuando presencias un siniestro pero en los autobuses pequeños detalles como la fila del asiento pueden ser decisivos a la hora de sobrevivir. ¿Cuáles son esos pequeños detalles?

Cinturón de seguridad abrochado

Aunque suene obvio, básico y fundamental, el cinturón de seguridad es importantísimo para no sufrir muchos daños en un accidente. Los autobuses anteriores a 2007 no están obligados a tener cinturones de seguridad, pero es imprescindible que en todos aquellos que sí tengan te lo abroches bien.

Esto impedirá que salgas disparado en caso de accidente, disminuyendo el riesgo de lesiones.

Ventanilla o pasillo, depende del tipo de impacto

La seguridad en los autobuses depende mucho del tipo de accidente al que te enfrentes. En este sentido, se ha comprobado que para choques frontales los asientos situados en las ventanillas son más seguros; mientras que los que están más cerca del pasillo son los más adecuados en caso de vuelvo del vehículo.

Nunca sabes lo que te va a ocurrir, pero esta son las recomendaciones de los expertos.

Asientos situados en el centro

Es recomendable evitar siempre los asientos que están cerca del punto de colisión, es decir, los de las primeras filas y las últimas. Los asientos más seguros así son aquellos que tienen otra fila delante, pues en caso de impacto actúa como barrera.

Los asientos menos recomendados son los de la primera fila y los que están al lado de la puerta del medio.